La arquitectura inca alcanzó niveles de desarrollo que, aún hoy, sorprenden al mundo entero. Una muestra de este ingenio aún se mantiene en la región del Cusco. A tres horas de la ciudad, en la provincia de Canas, en el distrito de Quehue está ubicado el puente Q’eswachaka, declarado por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial, esta creación incaica es utilizada para cruzar el Río Apurímac.

El material utilizado para este puente colgante es el ichu, un pasto de las zonas más altas de los Andes. Cada año los pobladores de las comunidades campesinas de Perccaro, Huinchiri, Ccollana y Qqewe, se reúnen para renovar su estructura, dada su antigüedad. La renovación del puente implica la realización de un ritual y una festividad que dura alrededor de cuatro días, empezando con el pago al Apu Quinsallallawi en una ceremonia ancestral.

Durante esta fecha, haciendo uso de los conocimientos incaicos, los pobladores acopian el material nuevo, desarman el puente viejo y empiezan a armar el reemplazo. En el tercer día los pobladores empiezan el armado del pasamano y la superficie del puente. Luego de haber terminado el trabajo, inicia una gran celebración donde los habitantes realizan un festival de danzas autóctonas en modo de fiesta. Finalmente, luego de haber terminado el reemplazo del puente, todos lo inauguran cruzándolo.

El Q’eswachaka mide 28 metros de largo y 1.20 metros de ancho, siendo construido hasta el día de hoy con ichu. Este puente sirvió como parte del sistema vial del Qhapaq Ñan, teniendo aproximadamente más de 500 años. La tradición y costumbres aún se mantienen presente, acompañado de los rituales para su realización. El Q’eswachaka es el último puente que ha sobrevivido a la modernidad y continúa pasando su ritual de generación en generación.

Ubicación

El Q’eswachaka se encuentra en el distrito de Quehue, provincia de Canas, departamento del Cusco.

Altura

El puente Q’eswachaka se encuentra ubicado sobre los 3700 metros sobre el nivel del mar.

Temperatura

Máx.: 16° C.

Min.: -2° C.

Festival

Primer Día

Este se inicia con la ofrenda que se tributa al apu tutelar Quinsallallawi. Antes, los pobladores de las cuatro comunidades ya han recolectado el insumo principal para la elaboración del puente, el “qoya ichu”. En la recolección de este material participa activamente la mujer andina quien está a cargo de tejer la primera soguilla o qeswa. Por la tarde, los varones forman dos grupos, y se reúnen por encima de ambos lados del puente y extienden las soguillas o queswas de extremo a extremo las que son trenzadas por el chakaruhac (ingeniero Inca) para armar el qeswaska o trenza mayor.

Segundo Día

Este se inicia desamarrando las sogas viejas que se encuentran atadas a unos clavos de piedra, a los que volverán a amarrar las trenzas nuevas y una vez terminadas, comenzarán a lanzar las sogas de un extremo al otro. El trenzar las sogas lleva su tiempo lo mismo que el amarrar los cables, finalmente las cuatro sogas gruesas que sirven de base y las dos barandas o pasamanos son colocadas.

Tercer Día

Este día se concluye con el armado de los pasamanos y de la superficie del puente, las que servirán para cruzar. Una vez terminado se inicia con la inauguración del puente al son de música y danzas típicas de la zona.

Cuarto Día

Es la fecha de celebración. Este día se realiza un hermoso festival de danzas autóctonas por parte de los pobladores de las cuatro comunidades quechuas.

Datos Importantes

  • La festividad donde se renueva el Q’eswachaka se lleva a cabo durante la segunda semana de junio.
  • Durante el periodo colonial, los puentes colgantes eran preferibles a los puentes de piedra, esto porque su resistencia a los terremotos era mayor.
  • El trenzado del ichu para el nuevo puente lo realizan solamente mujeres, supervisadas por un ‘chakaruwak’ o especialista.
  • Del 14 al 21 de Setiembre se realiza la festividad del ‘Señor de la Exaltación’, patrono de la zona.

¿Cómo llegar?

Desde Cusco el trayecto tiene una duración de 3 horas. Usando transporte público (bus) de Cusco a Combapata, luego hacia Yanaoca y posteriormente hasta Quehue, en este distrito los esperará una movilidad particular que los llevará rumbo a Q’eswachaka y llegarán en 15 minutos aproximadamente.

¿Qué ver en los alrededores del puente Q’eswachaka?

Si quieres aprovechar el viaje a Q’eswachaka para conocer otros atractivos turísticos de la región, ¡es una idea maravillosa!

En el camino de Cusco a Q’eswachaka encontrarás cuatro preciosas lagunas: Pomacanchi, Acopia, Asnaqocha y Pampamarca. El paisaje que las rodea y los peces que podrás ver en ellas son otra de las maravillas de la naturaleza cusqueña.

Además, justo después de la última laguna (la de Pampamarca), se encuentra el volcán Pabellones, que con solo cuatro metros de altura es considerado el más pequeño del mundo.